¿Problemas para dormir? Sigue estos consejos para el insomnio

Sigue estos consejos para el insomnio para dejar de estar dando vueltas por la cama todo la noche.

¿Consejos para el insomnio? Sí. El insomnio, un trastorno del sueño común, es un problema difícil con el que hay que lidiar. Quieres dormir y sabes que lo necesitas, pero no importa cuánto te esfuerces, parece que no puedes quedarte dormido.

Sin embargo, es posible que te sorprenda el saber que el insomnio puede tomar muchas formas. Entonces, la pregunta de qué es el insomnio es más compleja de lo que imaginabas. Puede que lo estés sufriendo y ni siquiera lo sepas.

Saber cuáles son los síntomas del insomnio puede ayudarte a determinar si puedes tenerlo. Existen factores como la somnolencia diurna, disminución en tu rendimiento diario, cansancio, no sentirse descansado al despertar, irritabilidad, depresión y falta de concentración y atención. Todos estos son signos de insomnio. también te hace propenso a cometer accidentes.

Pero incluso si ahora te parece imposible, puedes descansar bien por la noche. Sólo necesita idear algunas estrategias sólidas para dormir. Una vez que tengas consejos para el insomnio a tu disposición, estarás durmiendo como un bebé antes de que te des cuenta.

Cómo un estilo de vida moderno influye en el sueño

Cuando tienes insomnio, es fácil sentir que eres un fracaso, que algo anda mal contigo. Después de todo, ¿cómo puedes fallar en conciliar el sueño cuando es una necesidad humana básica? Pero lo primero que debes darte cuenta es que no es del todo culpa tuya.

Las personas han tenido dificultades para dormir durante cientos de años, por lo que casos hay muchísimos y no eres la única persona que lo padece. Los estilos de vida modernos pueden hacer que sea aún más difícil quedarse dormido. Si estás analizando las causas del insomnio, parte del problema es nuestra forma de vida.

Vivimos en un mundo que nunca se apaga por completo. Podemos transmitir las noticias en cualquier momento del día o de la noche y escuchar titulares horribles de todo el mundo.

Si bien nuestros antepasados ​​tenían su día de trabajo tradicional, parece que nuestro trabajo nunca termina. Incluso cuando estamos fuera de la oficina, recibimos correos electrónicos y mensajes de texto constantes sobre inquietudes inmediatas que se espera que solucionemos. Si recibe esos mensajes de texto a última hora de la noche, puede ser difícil relajarse lo suficiente como para quedarse dormido.

Con la desaparición de la clase media, muchos adultos se preocupan por el dinero. Cuando has estado ocupado todo el día con el trabajo, cuidando la casa, preparando la cena y pasando tiempo con tu familia, es posible que esas preocupaciones no sean lo más importante. Pero una vez que apagas las luces por la noche y tienes un momento de tranquilidad, las preocupaciones tienen consecuencias: pueden afectar tu organismo gravemente, tu nivel y calidad de vida se verán mermadas y tendrás trastornos del sueño.

Tenemos que lidiar con la presión y el estrés constantes. Si tienes hijos, te preocupas por el cuidado y bienestar de tus niños. También, revisamos nuestros teléfonos con frecuencia y nos ponemos nerviosos con los mensajes de texto personales que recibimos. O estimulamos nuestras mentes jugando juegos en nuestro teléfono cerca de la hora de dormir cuando en realidad es la hora de descanso.

Si bien no puedes cambiar el funcionamiento de la sociedad, puedes implementar cambios que te facilitarán una buena noche de sueño.

Duerme mejor con una corrección de estilo de vida

Con estos consejos para el insomnio no se te pedirá que vuelvas a sumergirte en la Edad Media y renuncies a todos sus dispositivos electrónicos. Pero con algunos ajustes en tu estilo de vida, podrás ir a la cama y obtener suficientes horas de sueño. La mejor parte es que no tienen por qué ser cambios drásticos.

  • No duermas hasta tarde los fines de semana: puede ser tentador dormir tan tarde cuando tu despertador no te exige que te levantes; después de todo, estás obteniendo las horas extra de sueño que tanto necesitas. Pero dormir hasta tarde puede alterar gravemente tu horario de sueño. Levántate a la misma hora todos los días.
  • Omite los medicamentos para dormir: Tomar medicamentos para dormir puede parecer una buena solución, pero hay varios inconvenientes en depender de ellos. Todos los medicamentos tienen algún efecto secundario y los medicamentos para dormir también pueden crear hábito. Además, estás gastando más cuando puedes encontrar formas gratuitas para acabar con la falta de sueño.
  • No compartas tu cama: esta puede parecer difícil de lograr si estás casado. Pero dormir en una habitación vacía de vez en cuando puede darte una buena noche de sueño, especialmente si tu pareja ronca o te despierta dando vueltas y vueltas. Si tus hijos pequeños tienen el hábito de meterse en la cama contigo, rompe con ese hábito.
  • Guarda el teléfono: revisar el teléfono a cada rato en busca de mensajes es una mala costumbre. Cada vez que respondemos a los mensajes a la hora de dormir, se crea una estimulación cognitiva y posiblemente estrés, lo que dificulta el sueño. El brillo de su teléfono (el de la televisión y tableta igual cuentan) también afecta sus niveles de melatonina, que es la hormona que indica que es hora de dormir. En verdad, es de los mejores consejos para el insomnio que podrías tomar.
  • Haz ejercicio: el ejercicio te cansa y aumenta tu somnolencia. Además, será bueno para la salud de tu corazón, los niveles de glucosa en sangre y el colesterol, y previenes la obesidad. Trata de hacerlo horas antes de acostarte para no tener demasiada energía a la hora de dormir.

Tratamientos para el insomnio y remedios caseros

Además de consejos para el insomnio, existen tratamientos y remedios caseros para tratarlo, pero antes veamos los diferentes tipos de insomnio.

Insomnio agudo: 

Este es un insomnio a corto plazo que puede ocurrir durante una noche o incluso varias semanas. No entres en pánico si tienes dificultades para dormir unas cuantas noches, ya que puede desaparecer tan repentinamente como apareció.

Insomnio crónico:

Este es el nombre que se le da al insomnio si lo padeces durante al menos tres noches a la semana durante un mínimo de tres meses.

Insomnio de inicio: 

Este es cuando no puedes irte a dormir al comienzo de la noche. Puede que te tome bastante tiempo antes de que finalmente puedas descansar.

Insomnio de mantenimiento: 

No tienes ningún problema para conciliar el sueño, pero no puedes volver a dormir si te despiertas en medio de la noche.

Insomnio comórbido: 

Este tipo de insomnio puede atribuirse a enfermedades o medicamentos psiquiátricos o médicos. Si hay un problema subyacente, debes averiguar cuál es.

Aquí hay algunos consejos para el insomnio que puedes probar en casa:

  • Masaje: reduce el estrés, el dolor y la ansiedad, que son razones comunes para el insomnio. Puedes optar por un automasaje o pedirle a tu pareja que te de uno antes de acostarte.
  • Sales de Epsom: son de los pocos productos no comestibles que se recomiendan, pues durante generaciones, las personas han jurado los beneficios relajantes de agregar sales de Epsom a sus baños. Contiene magnesio, que supuestamente ingresa a su cuerpo a través de la piel, lo que ayuda con el dolor, la rigidez y la relajación. 

¿Buscas dormir mejor? Prueba estos otros trucos y consejos para el insomnio

  • Modifica tu entorno de sueño: tu entorno de sueño podría influir en la rapidez con la que caes dormido. Asegúrate de que tu habitación o dormitorio tenga una temperatura agradable para dormir y que las luces de la calle no se filtren a través de las ventanas.
  •  Utiliza el poder de la música y del ruido blanco: Escucha música relajante para ir a dormir. ¿Alguna vez ha estado parcialmente dormido cuando un ruido en tu casa te despierta? Ahí es donde el ruido blanco resulta útil. Puedes comprar una máquina de ruidos, usar una aplicación o simplemente encender un ventilador. Hay muchas listas de reproducción en Youtube, pero intenta con esta.
  • Medita: este es de los mejores consejos para el insomnio que alguien te puede dar. La técnica de relajación puede aquietar tu mente en sólo unos minutos. Busca un lugar tranquilo y despeja tu mente. Deja tus problemas fuera de tus pensamientos. La meditación es uno de los métodos de relajación por excelencia.
  • Evita las comidas pesadas antes de acostarte y ciertos alimentos: las comidas pesadas dentro de una o dos horas antes de irse a dormir pueden causar reflujo ácido o simplemente hacer que te sientas mal para dormir.
    El consumo de alcohol, nicotina y cafeína están prohibidos. Recuerda esta información para que puedas dormir.
  • Reduce las siestas: las siestas, especialmente las largas, pueden engañar tu cuerpo al insomnio al alterar su patrón de sueño / vigilia. Si sientes que necesitas una siesta, toma una, pero únicamente por 20 minutos. No se trata de que mantengas tu cabeza pegada a la almohada por horas.
  • Lee un libro: Leer te puede arrullar y hacer que caigas rendido ante los brazos de morfeo.
  • Toma una ducha caliente: Tomar una antes de dormir, te ayuda a relajar.
  • Cambia tu colchón: parece comercial, pero no lo es. Si tienes un colchón con resortes que se salen, seguramente dormirás incómodo.

Apaga la luz y a dormir

El insomnio puede ser una afección que cambia la vida, pero afortunadamente, tienes la capacidad para dejar los malos hábitos, puede parecer que hay un cierto grado de dificultad, pero la verdad es que no es imposible. Sigue tu nueva rutina, respeta tus horarios y no hay necesidad de que dejes alguna actividad esencial.

Deja afuera toda preocupación y, a medida que sigas los consejos para el insomnio, obtendrás el resultado esperado: el irte a dormir será más sencillo.

No obstante, si no logras conciliar el sueño por la noche, siempre se recomienda contactar a un especialista.

Por último, no olvides suscribirte con tu dirección de correo electrónico para recibir el mejor contenido.

¡Suscríbete al club!

¡La vida en pareja es divertida!

chill

¿Buscas música para dormir profundamente? ¡Checa esto!

Los padres saben por experiencia que las canciones de cuna y los ritmos suaves pueden ayudar a los bebés a conciliar el sueño. La ciencia respalda esta observación común, mostrando que los niños de todas las edades, desde bebés prematuros hasta niños de escuela primaria, duermen mejor después de escuchar melodías relajantes.